Elegir la mejor tela para forro. 3 cosas que debes recordar siempre

¡Hola dedalillos!, centremos el tiro y hablemos de telas un ratillo, y no de una telas cualquiera, sino de las tela para forro, aquellas que hacen que una prenda o labor que estemos cosiendo, quede aseada, pulida y preciosa; o en cambio quede hecha una “patata”, una de esas congeladas, de las chungas, no de las de mi tierra que están buenísimas.

Si eliges mal la tela de forro para tu proyecto, lo puedes liar bien parda -como diría la otra- porque no solo puedes restar comodidad (en el caso de que sea una prenda) sino que también puede llegar a deformarla… y anda que no fastidia haberte liado a coser y darte cuenta que el forro está como poseído por el diablo, que no nos deja coser a gusto y además nos está quedando todo hecho un desastre.  

En fin, que hoy os quiero dar tres consejos, muy rápidos, para evitaros dolores de cabeza y sufrimientos innecesarios, y que todos vuestros proyectos acaben en felicidad, alegría y alboroto, y si lo podáis celebrar con una buena copa de champán, pues mejor que mejor.

¡Vamos allá!

Lo sé, lo sé, aquí todo Dios sabe lo que es un forro, pero por si las moscas ahí va:

Las telas forro, son utilizadas en todo tipo de prendas y labores, y pueden tener diferentes fines mágicos, los principales son: la protección, aportar comodidad y hacerlo todo más “amoroso” y una de las más importantes es evitar que se transparente la prenda y se nos vean hasta las ideas.

No es la primera vez, que me viene una amiga, familiar o vecina, y me comenta que se ha comprado un vestido en el Aliexpress, que le ha costado 6 € y que ahora no se lo puede poner, no solo porque parece tener un tercer pecho rollo mutante de Desafío Total, sino porque como no le han puesto forro… así para recortar gastos… pues que aunque se ponga la ropa interior del mismísimo tono de su piel, le van a ver el alma misma… y aquí que está uno para ayudar, pues va y le pone un forro súper tupido para solucionarles las papeletas a los de Aliexpress.

Bueno que me voy por las ramas, ¿para qué estábamos aquí? ¡ah sí por las telas de forro! ¡Voy con esos 3 consejos!.

 

1. NO MENOSPRECIES LA CALIDAD DEL FORRO 👍

 

Esto es así, como no se ve, tendemos a no pensar en él, pero es muy importante.

Las telas de forro las hay de muchos materiales, tipos y colores diferentes… y ¡vale! el color es importante, muy importante, pero el material con el que esté fabricado aún más.

Si veis un forro 100 % poliéster ya estáis tardando en salir corriendo en dirección contraria, esos son mal, son demasiado ligeros, y se cargan de esa estupendísima electricidad estática que hace que se te pegue y te hace sentir que te está subiendo un bicho por las piernas, mal. 

Incluso así si os empeñáis en usar forro 100% poliéster, podéis hacerlo en aquellas prendas en las que vaya a quedar bien fijo y no se vaya a mover, en faldas y pantalones no, por favor.

Son preferibles, aunque tengáis que invertir un poquito más de dinero, los forro de de acetato -que son antiestáticos-, los forros de mezcla con viscosa, forro de tafetán para los vestidos o incluso una tela de algodón ligera estilo Batista, vuestra comodidad y vuestra piel os lo agradecerán. 

Aquí debajo os dejo unas fotos para que los ubiquéis, aunque ya sabéis que lo mejor es ir a vuestra tienda de telas de cabecera y meterles mano en directo:

Forro-Acetato

Forro Acetato

forro-viscosa

Forro Viscosa

forro-tafetán

Forro Tafetán

forro-algodón

Forro Algodón

 

2. UTILICEMOS LA LÓGICA 💡

 

¡Sí señoras y señores!, la forma más sencilla de elegir un forro correcto para nuestra prenda o labor, es que pensemos en prendas o labores parecidas y en el forro que suelen llevar, su textura y su comodidad, e ir a por un forro de similares características ¡es tan sencillo como eso!.

No es lo mismo que necesitemos un forro para una falda, para un vestido, para un abrigo o para un pantalón.

A lo mejor te tienes que llevar esa prenda con forro a tu tienda de telas para que te orienten en la elección, pues se hace y punto, sin ningún problema.

 

3. UNA AGÜITA POR FAVOR 💧

 

Esto consejo no tiene que ver con la elección de la tela de forro, pero es que o os lo digo o reviento 😅.

Normalmente si los forros son de calidad, media-alta, no encogen, pero por si las moscas, no cuesta nada darle un lavado o plancharlo suavemente con vapor para evitarnos disgustos. 

Si te decantas por un forro de algodón ligero o materiales naturales, no dudes, al agua de cabeza.

 

 

Así que ya sabéis, pensad también un poquito en los forros, que los pobrecillos también se lo merecen… ya veréis que os darán más alegrías que penas… eso sí, para coserlos hay que tener un poquito de paciencia, pero vamos, si algo nos sobra a los que nos gusta coser, es paciencia 😊.

No olvidéis que disponéis del Dossier de las Telas 3ª Edición con las características de más de 70 telas todo para vosotros, solo os tenéis que suscribir a la Newsletter y ¡listo!.

¡Muchos, muchos, muchos… besos para todos! 😘.

3 Comments
  • Cecilia
    octubre 14, 2018

    Me encanto muchisimas Gracias 💕💕💕

  • Ana
    octubre 18, 2018

    Muchas gracias por la información, me ha parecido muy interesante

  • Rita M. Marc
    octubre 20, 2018

    Me encanto como explican de una manera muy simple lo que necesitamos de un forro. Tengo una chaqueta de muy buena calidad que está forrada en una tela muy vistosa pero el problema es colocarse las mangas ya que la tela se pega a la prenda y llevo el forro hasta el borde.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies