Consejos de mantenimiento para que tu máquina de coser dure para siempre jamás

Una de mis principales herramientas de trabajo -y ocio- es la máquina de coser. A la primera que tuve, una Toyota Jeans, no le hacía ni caso y mucho menos mantenimientos.

Después de que llegara a mi vida mi nueva máquina de coser, la Bernina 560, todo ha cambiado, primero porque la inversión ha sido sustancial y segundo porque me gusta tantísimo que quiero que me dure hasta el infinito y más allá, así que desde el día uno me plantee hacerle unos cuidados periódicos para no dejar que le pasara ni media.

A modo de guía hoy comparto con vosotros los cuidados que yo hago rutinariamente a mi máquina de coser y que quizás os puedan ayudar a mantener las vuestras relucientes y en funcionamiento para siempre jamás:

Antes de hacer cualquier mantenimiento a vuestras máquinas desenchufadlas que no queremos electrocusiones sorpresa.

——————————————————

CONSEJOS PARA EL MANTENIMIENTO DE TU MÁQUINA DE COSER

1. Lee el manual de instrucciones

Por mucha pereza que os de os aconsejo que antes de liaros a hacer tareas de mantenimiento a vuestra máquina de coser os leáis -aunque solo sea para disimular :)- su manual de instrucciones. Echándole un vistazo seguro que aprenderéis más sobre ella y sacaréis algo en claro sobre sus cuidados.

2. Utiliza materiales de mediana-buena calidad

Los hilos de los bazares son muy tentadores, lo sé, pero igual de tentadores que son, suelen ser malos hasta decir basta. Tampoco es cuestión de que nos arruinemos comprando hilos de seda y agujas forjadas en frío pero sí que es importante que los materiales que utilicemos en nuestra máquina sean medianamente buenos, especialmente los hilos (para que suelten menos pelusa) y las agujas para que no se rompan o doblen y en consecuencia dañen nuestras máquinas de coser (yo me muero vamos).

Muchas veces con las prisas o simplemente por pereza no cuidamos estos detalles y son importantes, aunque no lo parezcan.

3. Limpieza

Te has preguntado porqué tu máquina de coser lleva un cepillito minúsculo que jamas ha salido del cajón, pues -¡efectivamente!- es para que la limpies de vez en cuando.

Las principales zonas que tendremos que limpiar serán: la zona de arrastre y la lanzadera. Eso sin contar lo de pasarle un trapito por encima cada vez que limpiemos el polvo :).

Normalmente se pueden limpiar y mantener simplemente con tres elementos: un pequeño destornillador, el sudodicho minicepillo y aceite para máquina.

Limpieza de la zona de arrastre: con la máquina desenchufada retiramos el prensatelas y la aguja, quitamos la placa base metálica (dependiendo de la máquina se quita de una forma u otra, normalmente se hace quitando unos tornillos con un pequeño destornillador, en mi caso se retira haciendo presión), y una vez fuera procederemos a limpiarla con el cepillo con cuidado.

La pelusilla se suele acumular a los lados de los dientes de arrastre, si tu máquina tiene la opción de hacer descender los dientes también lo puedes hacer antes de limpiar la zona con el cepillo.

Limpieza de la lanzadera: para limpiar la lanzadera sacaremos el canillero de su lugar y limpiaremos la zona de giro con el cepillo.

No utilices elementos puntiagudos como agujas, alfileres o clips si hay alguna pelusa que se te resiste, podrías rayar y dañar el giro y eso no mola nada. Si quieres sacar alguna pelusa de algún lugar de difícil acceso lo ideal es hacerlo con mucho cuidado con unas pinzas curvas, rollo cirujano.

4. Engrase

Este sí que ha sido un mundo nuevo para mi, porque mis anteriores máquinas de coser no vieron el aceite ni de lejos.

Mi nueva máquina vino con un pequeño bote de aceite que según me dijeron me debería durar como un año (8 ml), así que supongo que el que venden los suegris en la Mercería del Mercadillo, que tiene 80 ml debe de durar así como 10 ;).

Una vez hayamos limpiado bien la zona de la lanzadera cogéis vuestro bote de aceite y ponéis un par de gotas en su interior (sin el canillero).

Con el par de gotas aplicado, enchufáis de nuevo vuestra máquina y la ponéis a funcionar  (sin canillero, sin hilo y sin nada), durante unos cuantos segundos a velocidad media.

Para un mantenimiento normal no es necesario engrasar ninguna otra parte de la máquina, no os liéis a investigar y quitar tornillos de allá y de acá porque en esos casos, cuando queráis volver a colocar todo en su sitio siempre hay alguna pieza que sobra y os quedaréis con cara de lelos preguntándoos de donde salió.

Y ya está el mantenimiento hecho, es tan fácil que es ridículo no hacerlo, aunque yo no soy nadie para decirlo porque llevo años con máquina y nunca le había hecho un mantenimiento, ¡mal Armando, muy mal!.

Si cuidáis vuestra máquina de coser y hacéis estos simples pasos, de vez en cuando, vuestra máquina os lo agradecerá y os durará muchísimos años :).

¡Larga vida a nuestras máquinas de coser!

Por cierto, gracias por el recibimiento de mi primer video tutorial, en tres día hemos llegado a las 1.150 reproducciones, simplemente ¡Impresionante!.

¡Muchos besos!

16 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies