Técnicas de costura: Cómo descoser

Si quieres aprender a coser, y a coser ser bien, te aseguro que no solo tendrás que aprender a coser, sino también a descoser.

Durante mis comienzos en la costura, estaba más tiempo descosiendo que cosiendo. Se invierte muchísimo tiempo en descoser costuras o acabados que no nos convencen.

Este pasado fin de semana, mientras descosía uno de los regalos que estoy haciendo para estas Navidades (que ya te enseñaré), se me ocurrió la idea de que podría estar bien explicarte dos de las técnicas más rápidas y fáciles de descoser que yo utilizo.

Estas técnicas me permiten descoser las costuras de forma cómoda y sin que me quiten mucho tiempo, así puedo dedicar el mayor tiempo posible a lo que me gusta realmente que es coser, y no a todo lo contrario😊.

Existen un par de herramientas principales para descoser, una de ellas es el descosedor y la otra el cortahilos.

Las dos son muy prácticas, aunque yo siento por ellas un amor-odio extraño, porque me alegra que estén ahí para que pueda descoser más rápido pero por otro lado me gustaría no tener que utilizarlas tanto porque el utilizarlas significa que algo me ha salido mal mientras cosía.

El descoser no solo es necesario para corregir errores que hayamos cometido mientras cosemos sino también para hacer arreglos en ropa, como por ejemplo, ajustar una camisa, volver a coger un bajo, ajustar la cintura de una falda, y un larguísimo etcétera.

Así que es una técnica que tenemos que dominar porque forma parte inseparable de la confección.

Para descoser yo utilizo dos técnicas, dependiendo de la resistencia de tela con la que vaya a trabajar.


Descoser con descosedor

Esta herramienta es muy práctica cuando quieres descoser muy rápido y la tela o prenda con la que se vaya a trabajar no sea muy delicada.

No es una forma muy precisa de descoser porque si no lo haces con cuidado se puede dañar o perforar la tela, pero tal como te he dicho es muy rápida, así que muchas veces merece la pena correr el riesgo.

Aquí te presento a el descosedor:

Es un aparatejo con dos puntas, una más larga y otra más pequeña que suele estar cubierta con una pequeña bola plástica para evitar perforar la tela (el mío no lo tiene porque se me perdió la protección y todavía no me he hecho con otro), entre esas dos puntas tiene una pequeña cuchilla curva para cortar los hilos.

Es muy fácil de utilizar.

Lo primero que tenemos que hacer es descoser unos centímetros de costura utilizando la cuchilla curva del propio descosedor.

Cuando hayamos descosido unos centímetros, metemos el descosedor en el interior de la línea de la costura y ejercemos presión sobre los hilos que están aún cosidos para cortarlos con la cuchilla que se encuentra entre las dos puntas.

La punta más larga ha de ir por la parte superior y la más corta por la inferior, es decir, la que tiene la bolita plástica que evita que se rasgue la tela ha de ir por la parte de abajo.

Al ir haciendo presión, los hilos se irán cortando a lo largo de la costura hasta que lleguemos al final.

Insisto en que tengas cuidado si utilizas esta forma de descoser con los tejidos delicados, incluso teniendo la bolita plástica la parte inferior del descosedor si no lo hacemos con cuidado se puede rasgar la tela.


Descoser con el cortahilos

Esta técnica es más apropiada para los tejidos delicados o que se pueden perforar fácilmente. Lo bueno de ella es que, en principio, la tela no debería de correr ningún riesgo, siempre y cuando no hagamos el animal claro😊.

Aquí tienes el cortahilos:

La forma de hacerlo también es muy sencilla, y realmente, si la costura no está muy prieta y le pillamos el tranquillo es también una forma muy fácil de descoser.

Lo que haremos será, con el cortahilos, ir cortando puntadas de la línea de la costura de forma salteada, aproximadamente cada 5 o 7 puntadas, a lo largo de todo el tramo de la costura que queramos descoser.

Previamente deberemos de descoser la costura de refuerzo de principio de costura.

Cuando hayamos hecho esto, simplemente tendremos que tirar del hilo de la cara opuesta a la costura en donde hemos realizado los cortes en las puntadas y verás como la costura se descose sin ningún esfuerzo.

Si en algún punto, mientras tiras del hilo trasero notas resistencia dale la vuelta a la tela y corta la puntada donde se haya bloqueado el  hilo, una vez hecho, vuelves a tirar del hilo trasero y se continuará descosiendo.


El saber descoser ayuda a que cuando haya que hacerlo no se haga tan «pesado», así que espero que estas dos técnicas te sean de utilidad, y ya sabes lo que dice el refrán «coser y descoser, es todo hacer»; así que si tienes que descoser algo que te haya salido mal, no desesperes, porque de todo se aprende 😊.

Por cierto, abrigate, que parece que el invierno ya ha llegado para quedarse, bufandas, abrigos… a ponérselo todo, y no olvides que el sorteo de Navidad sigue abierto hasta el día 19 de diciembre, así que si no has participado aún tienes unos días para hacerlo.

No apures que antes de que nos demos cuenta habrá llegado el día y habrá salido una ganadora.

¡Un abrazo enorme!

Por favor deja un comentario abajo, comparte esta publicación. SÍGUEME en INSTAGRAMFACEBOOK,  y PINTEREST. ¡Ya sabes que me encanta saber de ti!

8 Comments
  • Beatriz Azuara
    noviembre 30, 2015

    Así me he pasado yo la mañana descosiendo pantalones que querían que modificara la forma de dos de ellos, así que esta mañana fue la mañana del descosedor, jajaja.

    Besos/Bea

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies