Tu perro se merece un abrigo cosido por ti ¡y lo sabes!

¡Hola a todos!, si alguien me hubiera dicho hace unos meses que me liaría la manta a la cabeza y le cosería un abrigo a un perro, me hubiera reído a mandíbula batiente, más que nada, porque es algo que nunca me había llamado la atención.

Todo cambió hace unos meses, cuando llegó a nuestras vidas Lola, una golden retriever, preciosísima y algo lianta.

Y desde que entró por la puerta, no dejan de salirme sugerencias en Instagram, Facebook y demás, de videos de perros preciosísimos haciendo monerías y tutoriales de temas perrunos para ponerlos de punta en blanco ¡un infierno!.

Me han comido tanto la cabeza, que ha llegado el momento, en el que me he rendido y -por probar- le he hecho un abrigo a la Lola.

He de decir, que es un proyecto sencillo, pero muy resultón, y para pasar un ratito disfrutando de nuestra máquina de coser, y otro buen rato comprobando que tal le queda, no está nada mal.

Así que hoy os traigo, mi versión de abrigo perruno, con todo lujo de detalles, e incluso con esquema para la toma de medidas y dibujo del patrón, que os vais a poder descargar ¡cómo tiene que ser!.

COSER UN ABRIGO PARA PERRO EN UN SANTIAMÉN

Este proyecto lo vamos a realizar con tela doble, es decir, esa tela que por un lado tiene un aspecto y por el otro tiene otro, soliendo ser peluche, acolchado o similar, por lo que no vamos a necesitar forrar la prenda.

En mi caso he utilizado esta tela doble, que por un lado es imitación de “piel flor” y por el otro borreguillo, un retal que me sobró tras unas de mis versiones de la #SudaderaÓpalo.

Obviamente si queréis ponerle forro, sois libres de hacerlo ¡faltaba más!, ya sabéis que el límite está en vuestra imaginación.

Y ahora sí, vamos con el tutorial…

Lo primero que necesitaréis serán las indicaciones para tomar las medidas y dibujar el patrón.

Para descargarte las indicaciones de medidas y dibujo del patrón solo tenéis que hacer clic en en el botón de aquí debajo:


Una vez hayáis dibujado el patrón de vuestro abrigo lo cortáis sobre la tela, y aunque el tamaño de vuestro patrón dependerá de las dimensiones del perro al que vaya dirigido, deberíais obtener algo similar a esto:

El siguiente paso será coser la banda de sujeción inferior al cuerpo principal.

Para ello la situaremos en la línea inferior central y la coseremos encarando sus caras vistas en uno de los lados.

Para reforzar la banda de sujeción inferior, y que esta sea resistente, la voltearemos y realizaremos una costura doble paralela, de esta manera:


Tras hacerlo, llega el momento de colocar los cierres en forma de velcro, que nos ayudarán a ajustar el abrigo en el costado y en el pecho delantero de nuestro compañero perruno, para que no se mueva demasiado mientras lo lleve puesto.

Aplicaremos tiras de velcro en cada uno de esos puntos usando la cantidad necesaria según las dimensiones de nuestro abrigo.

Como remate, y aprovechando que la tela utilizada es de doble capa, voltearemos la parte trasera y las líneas laterales a las alturas de las patas con formas curvadas y las fijaremos mediante costura.

Este mismo procedimiento, de volteo, lo podéis aplicar en la zona del cuello, o si os apetece podéis confeccionar un cuello de la forma que más os guste y ¡listo!.

Yo en el caso del abrigo de Lola, le he confeccionado un cuello doble en pico tipo aviador.

No me digáis que no es fácil.

Bueno ¿qué? ¿os animáis a coserle, a vuestro compañero canino, un abrigo en un santiamén?.

¡Hasta muy, muy pronto!, y mientras tanto ¡ya sabéis! ¡a disfrutar cosiendo y aprendiendo!.


No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies